@makingmydays: fuera de Red

Son las seis de la tarde y la última media hora la has echado navegando por Instagram. Todo son tíos musculados guapísimos y chicas explosivas en bikini posando delante de un atardecer en una playa a la que probablemente nunca irás.

Y las comidas; cenas, almuerzos y desayunos perfectos cuya distribución en la mesa encaja a la perfección con el mantel, la luz y el decorado del local. Y nunca comen en el mismo sitio; cada día te enseñan un nuevo “brunch”. Ahora la mayoría de tus contactos están “fit” y llenan su cuenta de fotos de sus “abs”, de vídeos haciendo sentadillas, de la rigurosa dieta que siguen y de los looks del gimnasio fotografiados delante de un espejo. ¿En serio hay quién después de hacer deporte sigue con el pelo y la ropa así de bien?

Luego están los runners y sus recorridos vespertinos ilustrados por unas bambas de moda, que representan los kilómetros que han hecho. Los que cada dos por tres viajan despertando la envidia a todos los usuarios con sus espectaculares fotografías. Los, y sobre todo las que suben selfies bajo el título de “recién levantada” o “natural” y su rostro (y su pelo) es inmaculado. Vaya, que yo para salir así debo pasar por la peluquería y por lo menos llevar unas cuantas horas despierta. Sin contar las selfies descartadas ni los filtros que les he aplicado, claro. O los, también normalmente las, que cada día tienen ropa y cosas nuevas que no tardan en mostrar. Los que solamente se lo pasan bien y acuden a mil fiestas y no tienen tiempo más que para hacer planazos.

No sé, en Instagram todo el mundo es guapo, tiene cuerpazo, va al gimnasio, no trabaja y tiene una cuenta bancaria de las dimensiones de un agujero negro. Su vida es la que todos los que no la tienen, desearían.

O eso nos quieren enseñar.

En Instagram vales los likes que tiene tu foto o los seguidores que has conseguido. Es una oda al ego de muchas personas, pero también a la inseguridad, porque (normalmente) es precisamente lo que se esconde detrás de esas fotos tan idílicas. Fotos que han sido tomadas premeditadamente, porque tened clara una cosa: la espontaneidad brilla por su ausencia en Instagram.

No hace falta que le demos muchas vueltas, pensemos en nuestras propias imágenes: ¿cuántas veces habremos movido de sitio un objeto para que quedase bien?

O las veces que colocamos la comida de una manera determinada, no para que le guste a los comensales, ¿sino a los seguidores? Las fotos “preparadas” vienen por cosas tan simples como esas, o como hacerse cuatro fotos iguales para que cada amigo tenga la suya diferente para subir, como por dejar de comer un día entero y poder hacerte una foto en la que no haya “michelines”, fingiendo que tienes un vientre así de plano porque te cuidas y haces deporte.

Antes de registrate deberían poner la advertencia de “no intentes hacer eso en casa”, pues si bien es cierto que Instagram sirve para desatar la envidia de muchos usuarios, también provoca que personas normales se fijen ciertos objetivos basándose en lo que ven, pensando que es alcanzable sin saber que igual lo es, pero no de manera natural o sana.

También hay casos de estar todo el día enganchado a esa red social, igual que las otras, pendiente de si has ganado seguidores, o a ver cómo puedes retocar esa foto que tantos intentos te ha costado, para poder tener más likes. Si incluso hay páginas y aplicaciones móviles para ganar seguidores.

No hablamos ya de gente que realmente trabaja gracias a eso, como puede ser el caso de las blogueras o tiendas que promocionan su mercancía y servicios. Hablamos de gente normal. Gente como Marina Arrebola. A quién por cierto, hemos creado.

Somos tres estudiantes de comunicación (Laura Arrebola, Noelia Hernández y Laura Llargués) que hemos querido demostrar lo fácil que es crearte una cuenta y “engañar” a los usuarios con fotos tomadas expresamente para mostrar y transmitir lo que uno mismo quiere que los demás vean y piensen de él.

Hemos creado pues, a Marina Arrebola bajo la cuenta de @makingmydays y usando la imagen de Noelia Hernández. En esta cuenta subimos fotos de su día a día, y lo cierto es que no está nada mal: cenas especiales con su pareja, noches de fiesta, regalos, aventuras… Lo que los usuarios que la siguen no saben, es que en realidad nada de lo que sube es cierto: todas las fotos han sido manipuladas para encuadrar lo que se quiere mostrar.

Para demostrar que es así, hemos tomado dos fotografías distintas: la que la propia Marina sube a Instagram, y la que se ve lo que en realidad está sucediendo. Fuera de los límites del encuadre. Fuera de la red. En el mundo real.

Queremos hacer una crítica a los valores que se pueden llegar a transmitir por las redes sociales, y más en aquellas tan gráficas como Instagram. También, hemos elegido este proyecto por el afán de demostrar lo fácil que es manipular una fotografía, y que si incluso una persona “corriente” como Marina lo hace, cualquiera de los usuarios que sigues tú y tanta gente, pueden hacerlo.

Sin ir más lejos, hace poco salió a la luz el caso de la modelo Essena O’Neil que re-subió sus fotografías explicando lo que había tenido que hacer para conseguirlas.

No criticamos Instagram, criticamos ese papel. Claro que también hay fotos normales que simplemente te apetece compartir, imágenes increíbles de fotógrafos muchas veces desconocidos y que gracias a la aplicación muestran al mundo sus increíbles trabajos. Y cuentas reivindicativas apoyadas por multitud de imágenes que representan un movimiento, como por ejemplo el #freethenipple y el yugo de los sujetadores femeninos o el del #movember, del cáncer de testículo.

Hay muchas buenas oportunidades y hay que sacarles provecho, pero no creerse todo lo que nos enseñan ni pensar que nunca seremos ni tendremos lo que ellos poseen. Nosotros somos reales, y no hace falta que ningún like nos lo recuerde.

 

>> Esta es la vida de Marina https://www.instagram.com/makingmydays/ <<

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Un comentario en “@makingmydays: fuera de Red

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s